Publicidad

Reunificación de deudas

La reunificación de deudas se trata de un servicio que junta todos los préstamos que una persona tiene contratados en uno solo, por lo general a un plazo más amplio. Así, mediante la reunificación de deudas se consigue, a costa de alargar el tiempo que tendremos para amortizar el crédito, reducir notablemente la cuota mensual, lo que facilita el día a día.

La reunificación de deudas alivia a muchas familias que ven cada vez más complicada su situación económica. Cada día se hace más complicado llegar a fin de mes. La subida de los tipos de interés y la situación de crisis que se vive en España hacen que muchas familias españolas vivan más endeudadas que antes. Ellas son las grandes beneficiadas con la reunificación de deudas y quienes más concurren a este servicio.

La reunificación de deudas para pagar mensualmente la letra del coche, de la hipoteca, los recibos de luz, teléfono y el crédito contraído para, por ejemplo, reformar el baño, es un gran alivio del peso que soportan muchos ciudadanos. A esta nueva realidad se suma el cambio en los hábitos de consumo vivido en los últimos años, que ha provocado que la montaña de gastos crezca a medida que pasa el tiempo, y muchas empresas han empezado a beneficiarse de la situación ofreciendo la reunificación de deudas, un servicio que en apariencia presenta ventajas para los consumidores.

El funcionamiento de la reunificación de deudas:

La reunificación de deudas que ofrecen algunas empresas y pocos bancos o cajas consiste en agrupar todos los créditos que acumula una misma persona en uno solo de tipo hipotecario, con lo cual la deuda se convierte en única. La consecuencia de la la reunificación de deudas y este agrupamiento es que el pago mensual se reduce considerablemente. Es posible que créditos personales con intereses de hasta el 8%, o créditos rápidos al 20% pasen a agruparse en un préstamo único cuyo interés sea del 4%. Sin embargo, con la la reunificación de deudas la deuda se prolonga mucho más en el tiempo, es decir, que las deudas que antes eran a corto plazo pasan a ser a largo plazo. Con la reunificación de deudas el pago mensual se reduce de manera considerable, pero se prolonga en el tiempo.

Cualquier persona puede solicitar una la reunificación de deudas. El único requisito es tener un inmueble en propiedad, aunque sobre éste pese una hipoteca. Entre quienes ofrecen este producto de la reunificación de deudas es posible encontrar algunos bancos y cajas que lo hacen de manera puntual, pero en la mayoría de los casos se trata de empresas privadas. Disponer de una mayor liquidez es la ventaja más importante de la reunificación de deudas. Al disminuir la cuota mensual, el consumidor dispone de más dinero para gastar al mes. Una ventaja añadida en el caso de las empresas privadas es que éstas ofrecen la posibilidad de reunificación de deudas aunque el solicitante sea moroso, hecho que no se da cuando el solicitante es un banco o una caja, y el consumidor tiene más tiempo para conseguir el dinero que necesita.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *