Publicidad

Refinanciación de deudas

Cada vez son más las familias que recurren a la refinanciación de deudas o a agrupar préstamos como fórmula para cubrir los gastos familiares. Esto unido a la situación económica española con unos índices de paro que aumentan mes tras mes, han hecho de la refinanciación de deudas una solución que sirve de refugio para las personas que atraviesan por dificultades económicas.

Ante este panorama, una solución que cuenta con un número creciente de adeptos es la refinanciación de deudas personales, que consiste en convertir todos los créditos al consumo y transformarlos en un crédito hipotecario. De este modo se contrata un plazo mayor y un tipo de interés menor que el de los créditos fáciles o préstamos personales al consumo. Al agrupar todos los créditos o préstamos personales mediante la refinanciación de deudas se puede, en algunas ocasiones, reducir considerablemente lo que están pagando estas familias a final de mes.

La refinanciación de deudas resultará interesante a todas aquellas familias que necesiten liquidez porque estén atravesando momentos de apuros para hacer frente a las diferentes cuotas de su préstamo personal o incluso para aquellas que han dejado de pagar y que tienen embargos o una subasta de bienes de manera inminente.

Requisitos para proceder a la refinanciación de deudas:

Para poder realizar una operación de refinanciación de deudas, consolidación de deudas con incidencias, cancelación de embargos o una agrupación de créditos, el cliente tiene que tener una vivienda de su propiedad o bien la posibilidad de hipotecar la de algún familiar cercano, puesto que todas las operaciones que se gestionan son mediante créditos hipotecarios. La de refinanciación de deudas le permite reducir casi en un 40% en tu mensualidad, devolver tu poder adquisitivo y tu capacidad de ahorro. Principalmente por estas razones, la de refinanciación de deudas es la solución optima para volver a poseer un presupuesto equilibrado, con poder máximo para administrar las entradas y salidas de dinero.

Una de las principales ventajas de este servicio financiero que puede además disponer de dinero extra pagando una cuota más baja. El ahorro que facilita la refinanciación de deudas es a costa de cambiar compromisos a corto plazo por un endeudamiento a largo plazo. Sin embargo, aunque la deuda permanezca durante más años, la carga financiera puede ser menor.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *