Publicidad

Las administraciones catalanas son las que más facturas impagadas de autónomos tienen

Como mencionamos en el titulo, las administraciones catalanas son las que más facturas impagadas de autónomos acumulan en España.

Las administraciones públicas de Cataluña son las que más facturas impagadas de autónomos acumulan, con un total de 809 millones de euros hasta junio de 2012, seguidas de las de Andalucía, con 692 millones, y las de la Comunidad Valenciana, con 677 millones.

En el conjunto de España, las administraciones acumulan una deuda con los autónomos de más de 5.000 millones de euros, a pesar de la puesta en marcha del Plan de Proveedores, dotado con 27.000 millones, ha asegurado Lorenzo López Amor, presidente de la Federación de Trabajadores Autónomos (ATA).

Según el último estudio de esta asociación, que contiene datos hasta el mes de junio, la deuda era entonces de 4.873 millones, pero cuatro meses después supera ya los 5.000 millones.

Se trata de deudas nuevas o de facturas que no se pudieron acoger al Plan de Proveedores, calificado por ATA de inyección de liquidez y moral para los pequeños empresarios que trabajan habitualmente con las administraciones públicas (comunidades autónomas, entes locales, diputaciones y empresas públicas).

Los autónomos y pymes cobran las facturas atrasadas de estas administraciones en un tiempo medio de 161 días, por lo que se incumplen los plazos de la Ley de Morosidad y de la futura directiva de la UE, que obliga a pagar en 30 días.

El estudio detalla que la administración central tarda en pagar unos 72 días; las autonomías una media de 139, y los ayuntamientos, unos 178, siendo éstos los que concentran el mayor volumen de facturación de los autónomos.

Entre las regiones de Cataluña, Andalucía y la Comunidad Valenciana son las que lideran la lista de administraciones públicas con más facturas impagadas. Por el contrario, las de Navarra son las que menos deben a los autónomos (44 millones de euros) y son también de las que menos tiempo tardan en abonar sus facturas (53 días de media), según ATA.

Las de la Comunidad Valenciana son las que más tardan en pagar, con una media de 170 días, por delante de las de Castilla-La Mancha, con un retraso de 165 días de media. Las del País Vasco son las que menos tardan -una media de 52 días-, un día menos que las navarras, en tanto que las de La Rioja abonan sus facturas con una media de 57 días.

Por otra parte, las Claves de la reunificación de deuda son:

1. Pagas menos al mes: Con la reunificación de deudas se paga menos al mes. Es cierto que si se juntan todos los préstamos y deudas de tarjetas en un único préstamo, se paga menos cada mes.

Esto se debe tanto a que se reduce el tipo de interés de ciertas deudas (por ejemplo, las deudas de tarjetas suelen llevar un tipo de interés del 20-25%, frente al 5-8% de las reunificaciones), como por el alargamiento del plazo (una deuda que tienes contratada para pagar en cinco años, se convierte en una deuda a 30 años).

2. Necesitas tener una vivienda en propiedad: Aunque algunas entidades te pueden permitir reunificar deudas sin hipotecar una propiedad, esto se restringe a las deudas con dicha entidad. Si quieres juntar préstamos de varias entidades, necesitas hipotecar tu vivienda o la de algún familiar.

3. Tener hipoteca no te garantiza la reunificación: Tener una hipoteca no es sinónimo de poder acceder a una reunificación pues los bancos te exigen reunificar todas tus deudas (incluida tu hipoteca actual), y en sus cálculos tendrán en cuenta el nuevo importe de deuda. Éste debe suponer como máximo el 80% del valor actual de tu vivienda.

Si tienes una vivienda libre de cargas, también podrás ponerla como garantía, aunque no tenga hipoteca.

4. Más intereses a largo plazo: Con la reunificación, al llevar las deudas a un plazo más largo, acabarás pagando muchos más intereses. Es la contraprestación por pagar menos cada mes.

5. Gastos iniciales elevados: La reunificación de deudas supone unos gastos iniciales elevados. Al implicar la formalización de un préstamo hipotecario hay gastos notariales, de registro, impuestos, seguros y los honorarios de intermediación de la empresa que tramita su préstamo que no suelen estar incluidos en un préstamo personal o una tarjeta, y que se incluyen dentro del importe del préstamo. Todos estos gastos suelen suponer un 10-12% del importe del préstamo.

Publicidad

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>