Publicidad

El Tesoro coloca más de lo previsto y paga la mitad de intereses.

España ha saldado con éxito la última subasta del mes de agosto, tras colocar 3.607 millones de euros en letras a 3 y 6 meses, más de lo esperado, con una fuerte demanda por parte de los inversores y a unos tipos de interés mucho más reducidos que hace un mes, cuando se celebró la anterior emisión de este tipo de deuda.

Esto significa que el Tesoro Público ha captado más dinero de lo previsto y que le ha costado menos financiarse. En concreto, ha colocado 1.674 millones en letras a tres meses a un interés marginal del 0,988%.

Dicha rentabilidad es un 62,7% inferior a la que tuvo que desembolsar el pasado 24 de julio, cuando las tensiones del mercado le obligaron a ofrecer un 2,65%.

Otro de los puntos fuertes de la subasta ha sido la elevada demanda que ha recibido España por parte de los inversores. Un síntoma de que, aunque el Tesoro ofrezca unas rentabilidades más bajas que semanas atrás, la deuda española sigue siendo atractiva.

Julián Benavente, analista de CM Capital Markets destaca “Para el plazo a tres meses, las peticiones han alcanzado los 5.600 millones y, a seis meses, los 4.191 millones. Es decir, la demanda total ha alcanzado los 9.791 millones, frente a los 8.900 del mes pasado”.

Esto significa que el ratio de cobertura (es decir, las veces en que la demanda supera a la oferta) ha sido de 2,71.

A pesar del buen resultado de la subasta, el mercado todavía no ha reaccionado. De momento, el Ibex solo ha conseguido reducir su caída, mientras que la prima de riesgo sigue superando los 500 puntos básicos.

¿El motivo? Los expertos ya auguraban una caída de los costes de financiación del Tesoro, algo lógico al fuerte descenso que ha sufrido la presión sobre la deuda española en el último mes. De ahí que el resultado de la subasta no esté, de momento, sorprendiendo a los inversores.

Desde entonces, el anuncio del BCE de que una hipotética intervención en los mercados de deuda se centraría en los bonos a corto plazo ha hecho descender la rentabilidad de los títulos españoles. De hecho, la prima de riesgo se movía este martes ligeramente por encima de los 500 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a 10 años cerca del 6,4 %.

En el caso, el rendimiento de los bonos a dos años se colocaba esta mañana en el 3,6 %, 360 puntos básicos más que los alemanes, que se remuneran al 0 %.

Los expertos de Ahorro Corporación recuerdan que en lo que queda de año la emisión bruta del Tesoro asciende a unos 80.000 millones de euros, por lo que, de media, los objetivos de colocación deben alcanzar los 4.500 millones de euros en las próximas subastas.

El pasado 24 de julio, coincidiendo con la subasta anterior de letras a 3 y 6 meses, la prima de riesgo de España —que es el sobrecoste de los bonos a 10 años respecto a los alemanes, los más seguros de Europa— alcanzó los 638 puntos básicos, su máximo desde que se puso en marcha la moneda única (la rentabilidad de los títulos españoles con vencimiento en 2022 alcanzó el récord del 7,6 %).

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *