Publicidad

Bajar la cuota de la hipoteca cambiando de banco

Con todo lo que se lee sobre personas que pierden su casa por no poder pagarla, mucha gente está interesada en incluir un poco de flexibilidad en su hipoteca para poder rebajar su cuota en caso de necesitarlo un día. Por ello, la clave es la previsión y gestionar sus finanzas anticipándose a los problemas que puedan llegar en el medio o largo plazo. Si su banco no quiere añadir flexibilidad a sus condiciones, puedes explorar cambiar la hipoteca de banco a una entidad que, por ejemplo, le permita bajar la cuota de su hipoteca.

Aumentar el plazo:

Una forma de reducir la cuota de tu hipoteca es prolongando su plazo. Si tienes una cuota mensual cara y podrías terminar de pagar la hipoteca en pocos años, puedes negociar ampliar el plazo de la hipoteca y así, aunque pagarás intereses durante más tiempo, lograrás la reducción de la cuota ya que dispondrás de más tiempo para devolver la misma cantidad de dinero.

Aplazamiento de cuota:

Muchas personas que quieren pagar una cuota más reducida optan por aplazar el pago de entre un 20% y 30% de la hipoteca en una última cuota. Esto permite reducir las cuotas mensuales de la hipoteca.

Existen hipotecas en el mercado, como la hipoteca subrogación de BBVA o la Hipoteca a la Carta de Uno-e, que permiten tomar estos aplazamientos de cuota por entre un 20% y un 30% del total de la hipoteca.

Carencia de capital:

Es la opción más indicada si quiere reducir temporalmente la cuota de su hipoteca. La carencia puede ser al inicio o durante la vida de la hipoteca. Es un período en el que se pagará solamente intereses en la cuota de la hipoteca, permitiéndote reducir la cuota hasta un 50%. Es importante saber que a diferencia del aplazamiento de cuota, es una opción temporal y que tras el período de carencia la cuota de la hipoteca subirá sustancialmente.

Si subroga su hipoteca a una nueva entidad, hay mucha oferta de hipotecas en el mercado que te ofrecen una carencia de capital por entre 2, 3 y hasta 5 años. Cuidado con las ofertas de carencia muy corta (3 a 6 meses).

Algunos ejemplos de hipotecas con carencia inicial que pueden interesarle para realizar una subrogación, son: Hipoteca cambio de casa de Oficinadirecta.com, Hipoteca a la Carta Uno-e o la hipoteca 066 de Caixa Geral.

Consolidación de deudas:

No trata exactamente de bajar la cuota de la hipoteca sino de bajar la cuota de todos sus préstamos unificando la deuda en una sola cuota. Esta opción era muy común antes de la crisis, aunque hoy en día existen algunas entidades que siguen ofreciendo esta clase de préstamos.

Es una opción que puede interesarte si tiene préstamos personales con intereses elevados o mucho crédito tomado en las tarjetas de créditos, etc. En estos casos, unificar sus deudas bajo la hipoteca podría permitir reducir el coste total de lo que paga mes a mes. Las hipotecas, como son préstamos con garantía inmobiliaria, ofrecen siempre intereses más bajos que los préstamos personales o las tarjetas de crédito.

Algunas opciones del mercado para subrogar su hipoteca reunificando deudas puede subrogar su hipoteca reunificando deudas, son: Hipoteca Consolidación de deudas de Barclays, Hipoteca Cuota Única Subrogación UCI o Hipoteca Consolidación de Deudas de PRIMUS.

Las condiciones para lograrlo son tener un buen perfil financiero

Actualmente, los bancos tienen ofertas bastante agresivas para captar clientes de sus competidores con un buen perfil financiero, es decir con una hipoteca que no represente más del 70%-80% del valor de la vivienda, con una cuota que no represente más de 35% de tus ingresos y que no hayas tenido incidencias de pago.

Publicidad

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>